Claudio Freidzon – El SEÑOR sana nuestras heridas

Jehova es mi pastor nada me Faltara
salmos 31:1